12 febrero 2010

De rodríguez con Rodríguez

El otro día, un amigo algo antiguo, me mandó esta carta de su puño y letra (si se enterasen los de ESO, le cortaban eso):
"Confirmado. Nuestro espía Flórez no vendió secretos a Rusia, tal y como han informado los medios. Ha sido castigado de traición al Estado por mandarle una grabación de vídeo al periódico The Economist sobre una situación que sucedió en un sitio que llaman La Bodeguilla o algo así.
Como he tenido acceso a las imágenes -continúa la misiva-, paso a relatarte lo ocurrido:
Estaban tres ¿amigos? que no paraban de pelearse. A uno los llamaban Dodíguez, a otro señor Mariano y al tercero cabesoooón, cabesoooón. El cuadro lo completaba un palo de fregona (con los pelos ralos de color amarillo) que no paraba de moverse y una que debió de comerse eso del Saldago (algún brote verde, que tiene mucha fibra) o algo así porque no paraba de ir al baño. Cagaíta que estaba.
Ya que te he dicho quién estaba allí, te comento la conversación que mantuvieron:
(señor Mariano, a partir de ahora sM) -Dodíguez, déjame el mando, que yo lo voy a adreglad
(cabesón, cabesón, a partir de ahora c,c) -No, no, a él no. Déjamelo a mí
(Dodíguez, a partir... Bueno, creo que ya sois lo suficientemente mayorcitos para saber qué hay que poner) -A ninguno de los dos. Para una vez que estoy de Rodriguez (su santa se fue a cantar a los carnavales de Cádiz), lo quiero yo
(pf, bien, lo habéis acertado) -De ninguna de las maneras, dádmelo a mí
(S, que volvía del baño) -¡Quién sabe de eso soy yo! Lo voy a arreglar y me lo voy a llevar por las tiendas de Londres para enseñárselo a los de la Pérfida Albión, para que se enteren de que podemos solucionar las cosas. Y que nosotros no rompimos nuestro mando, que lo hicieron los americanos con sus pilas baratas.
(D, que parecía que era el que mandaba) -Un segundo... (¿pensaba?). Esto lo averiguo en un segundo: Pito, pito, gorgorito, dónde vas tu tan bonito, a la era verdadera, pim, pom, fu-e-ra. Vale, que lo haga S, a ver qué pasa...
(sM) -Pues ya que no me lo das a mí, te voy a mandar a mis cachorros, para que te enteres... Que los entrenó un tal Cascos y no veas que mala leche tienen.
(pf) -Pues yo te envío a nuestra amiga la fea, que tiene los dientes separados y las tetas caídas. Verás qué susto, verás...
(D) - ¡Silencio! Ya está bien de pelearse. Tú, sM, o lo hacemos entre los dos o nada de nada. Y te advierto que como digas que no, llamaré a mis amigos de la periferia, que ellos sí que me entienden. Y tú, pf, calla y a arreglar la habitación, que hay que ver cómo la ha dejado la S.
...
Pues más o menos es lo que he podido transcribir de la cinta (continuaba mi amigo), pero había una cancioncilla de fondo que decía algo así como "un globo, dos globos, tres globos,..." y después se fueron todos a dormir.
Un abrazo de tu amigo el espía portugués.
PD: no sé si tendrá qué ver algo, pero estaban comiendo palomitas de maiz."
Así terminaba la carta, no sin antes pedirme que hiciera una interpretación libre del texto...

Reacciones:

2 comentarios:

¡¡Me ha encantado lo de pf!! Muy bueno!!

gracias. Estaba entre ese y el de "reencarnación de speedy gonzalez", por lo que se mueve, pero...

Publicar un comentario